Londres, UK

2012/03 Llegar • Viajar • Té • Transporte • London Calling!

#4 | CAMDEN TOWN vs. NOTTING HILL

Salimos un sábado desde el Hostel camino a Notting Hill pensando que no quedaba demasiado lejos… Es increíble que a esta altura no entendiéramos esto. Caminamos, y mucho. Tomamos Regent St hasta Oxford St y ahí directo hasta Marble Arch (si tienen la Oyster, tómense el Tube). Nosotros, nabos, dijimos "¡Entremos a Hyde Park! ¡Demos una vuelta! ¡Woohoo!" no es chiquito.. (igual, Hyde Park es genial, más en esta época previa a la primavera).

Le pusimos George! Fuente

Caminamos por Queensway hasta Westbourne Grove. Llegar a Portobello solo eran 4 cuadras más... y, de nuevo, caímos en medio de la conocida calle para darnos cuenta que todo era mucho más grande de lo que imaginabamos... En medio de una sonrisa y un “ya fue” empezamos a bajar perdiéndonos entre la gente y los puestos.

Sellos Cámaras! Las callecitas más lindas.. Guantes de Boxeo Máscaras de Gas

Creo que lo mejor define Notting Hill es nostalgia. Es recordar, es encontrar pequeñas cosas en la calle, desde máquinas de foto, máscaras de gas, juegos de té y sus personajes: la vendedora del puesto de pieles vestida con un saco y collar de perlas, el señor mayor del puesto de libros que entre la multitud consigue concetrarse en la novela que tiene en mano o quienes visitamos este lugar, cada uno con su look, con sus tiempos. Notting Hill es un lugar completamente diferente a otros, es un lugar que, a pesar del caos de la multitud, sus anticuarios, ferias americanas y casas color pastel, invita a relajarte, a pasear sin sentido.

Libros Alice's Teteras colgantes Detalles

Y así fue, dedicamos casi todo el día a no hacer nada excepto pasear. En el medio, comimos de lo más rico (pollo al maní con arroz basmati que estaba ALUCINANTE, kebabs, piri piri chicken sub, todo alrededor de £3/4). El tema es ir caminando y tentarte con algo, parar y si te convence, no dudar. Recorrimos ferias americanas y entramos a miles de anticuarios. Buscabamos una tetera – si, ellos viajaban a Europa en búsqueda de una tetera y pensaban cargarla todo el viaje para llevarla a Buenos Aires – pero había MUCHO para ver.

En un intento de comer algo dulce, pensamos buscar Hummingbird Bakery, lugar que encontramos pero al que era IMPOSIBLE entrar. La cantidad de gente que había ahí nos decía dos cosas: primero que se comía MUY rico y segundo que íbamos a perder mucho tiempo hasta lograr entrar, pedir y pagar. Así que desistimos y seguimos de largo. Al fin y al cabo, todo nos tentaba!

PiriPiri Lo más rico! Imposible no tentarse Falafel Para todos los gustos

La gente iba desapareciendo en conjunto con el sol y, siendo casi las 6 de la tarde, todos estos puestos que conforman Notting Hill Market se iban yendo también. Nosotros, como no podíamos ser menos (?), fuimos saliendo también (pataleando por dentro). Era tea time, había pasado casi una hora pero no importaba, y el clima invitaba a tomar algo que ayude a mantener el calor. Así encontramos Le Pain Quotidien (81 Notting Hill Gate) y nos dimos un gusto: belgian hot chocolate y carrot cake para compartir.

Camden es totalmente diferente a lo que ves en el centro y a Notting Hill, es un poco más caótico y liberal, más rock si se quiere. Cada uno hace lo que quiere, está un poco menos controlado (o por lo menos eso nos hacen creer). Acá encontras todo lo que no pudiste encontrar en Notting Hill, la onda es totalmente diferente. Desde ropa nueva y vintage hasta auriculares de marca y carteras de imitación.

Creo que una de las cosas que más nos decepcionó – si, decepcionó – fue el encontrar miles de negocios con cosas chinas. Uno tiene una imagen mental completamente diferente, de un Londres más marginal, más descontracturado. Pero bueno, la globalización hace esto a veces. ¡Ojo! No por esto nos gustó menos, no se equivoquen. El lugar es para perderse, fácil, dos días mirando cosas y mezclándote con la gente.

Es imposible comer mal en Camden. Tenés de todo y de todos lados. Nosotros pasamos por comida cantonesa a la brasilera y, directo, a la cocina india. En el medio, mientras estas eligiendo, la gente de los locales te va ofreciendo de todo para que vayas probando. Aceptá, decí que si y ¡probá!. Una vez que compramos algo para comer, fuimos a sentarnos en unas mesas que daban al canal y los asientos eran viejas motos. Así, nos sentamos entre medio de españoles, indios y locales. Cada uno haciendo lo suyo, pero todos disfrutando de algo rico.

Invasión de aromas Volveremos! Pescando clientes Comida china Una de cada por favor.. Coixinha!

Una vez que terminamos de comer, seguimos perdiéndonos por el lugar y empezamos a escuchar música. Segundos más tarde, estábamos frente a dos robots enormes, una suerte de Metrópolis de Fritz Lang. El local era muy bizarro, una onda moderna clubber de tres subsuelos en los cuales podías comprar DE TODO. Y si, de todo es de todo.. desde remeras con luces y sensores, outfits rarísimos de tonos flúo onda supersónicos hasta encontrarte en el último subsuelo donde encontrabas sextoys y una bailarina en el caño. Había show! jaja.

Volveremos!

La variedad de Camdem es increíble. No nos vamos a cansar de decir que es enorme y, a decir la verdad, nos hubiese gustado dedicarle más de un día para poder recorrer mejor. Pero nada está perdido, simplemente es una excusa para tener que volver!

No se puede elegir entre uno y otro.. o sea, yo no puedo elegir UN tema de música favorito! todo depende del ánimo que tengas, los dos lugares son increíbles a su manera.


Belu


HOLA! HI! SALUT!

Somos Belu, Iña y Ton. Hermanos. De Buenos Aires, Argentina. Nos gusta escribir, diseñar, sacar fotos, viajar, recorrer y comer! Empezamos este blog con la idea de compartir un poco nuestro mundo y ver qué pasa.. Seguir leyendo..



WOHOO!

GRACIAS!!!


INSTAGRAM


YUMM!
my foodgawker gallery

myTaste.com.ar

RSS FEED

Estrenando sección comentarios

blog comments powered by Disqus